Ver confesiones

Me comí la pierna de un bebé (Parte ll)

Enviada el 12/09/2015 a las 06:13 Durante toda la noche me dedique a pensar en como vengarme de el. Seamos sincero muchos hemos deseado matar cada que alguien nos hace algun daño, la diferencia es que la mayoria no actúa, sólo se desahoga imaginando retorciendo el cuello de su ofensor o destrozandole la cabeza de un disparo (aunque no se tenga un arma), la diferencia es que yo si estaba desidido a matarlo pero sin dejar evidencias, muchas imagenes de como matarlo surgieron en mi cabeza, pero quizás como era mucho el coraje que sentía, solo eran imagenes sin sentido, me imaginaba dándole un achazo en el pecho o cortandole el pescuezo y luego orinarle encima, uno en su pensamiento es libre sin sentirse juzgado. En una de esas pensé: "yo soy el que tengo que cuidar de su hijo",talvez este sonando como un psicopata, pero una cosa es lo que escribo y otra cosa el como actuo en la vida real, yo no tengo vicios dañinos, soy soltero, soy sano (en ese entonces), no tengo religión, creo que tantos dioses solo atestiguan que no existe ninguno, aun así soy buena gente, si veo a alguien que nesecite de ayuda y puedo darsela se la doy sin oposición, a menos que esa ayuda que nesecite me afecte, como por ejemplo llevar a depositar una cierta cantidad de dinero al banco y si alguien me sale con las palmas por delante no le ayudo.
Bueno, cuando pense en el niño y en que yo tenia que cuidarlo me dio mucha mas rabia, no contra el niño, sino contra ELLOS, decidí dormirme y a la mañana siguiente ya estaba mas tranquilo, pero yo mismo me sorprendi que aun siguiera pensando en matarlo, pero no era un pensamiento con demaciada rabia, sino como resignado a hacerlo. Si creyera en el diablo seguramente le echaria la culpa a el de que ensucio mi pensamiento y me impulsará a hacer lo que hice, pero la verdad es que no.
A lo largo de la semana el me siguio llevando el niño y yo actuaba normal, en el transcurso de la semana idee un plan, que involucraba al niño, un odio suave me carcomiá por dentro, trataba de pensar con la razón y no con coraje, me sentia mal por lo que aria con esa criatura inocente, pero en ese momento la sed de venganza era mas grande que mi compasión a un niño.
Recuerdo que era un miércoles y cuando volvió yo actue asustado, lo mas que pude, le dije que unos hombres abian entrado a la casa con intención de robar pero por suerte los pude aullentar y el niño estaba bien, el me lo creyó y al devolverle a su hijo le di un beso en la frente, para aserme ver como alguien que lo cuidaba y queria, la verdad es que si lo cuidaba mucho, le daba su leche y hasta le cambiaba los pañales, quizás el beso que que le di, era como pidiendole perdon de lo que hiba a hacer con él. pasaron más de dos semanas en las cuales le dije como 2 veces más el mismo problema con los hombres que llegaban con intenciones negativas a la casa y como siempre le recalcaba que su hijo estaba bien, y se lo daba con un beso de despedida, lo cierto es que aveses si sentia lindo cuando estaba a solas con el, me sentia como su padre, pero cuando el me volteaba a ver con ternura volteaba la mirada, sabia muy bien que encariñarme con sus "sonrrisitas" (que eran solo gestos, pero uno siempre los distorsiona a su antojo) no podria tener lada agallas para realizar lo que haria.
En ese tiempo él muy desobligado no dejaba de llevarmelo, tampoco me así tantas preguntas de si como eran los hombre etc.
Mi padre llega al rancho todos los martes y sábados,el madriado queda atras de la casa, despues de los cerdos y vacas, por lo tanto nadie entraba a la casa, hasta la hora de la comida, la comida la llevan los vecinos que quedan como a 50 metros (no se realmemte la distancia pero es algo lejos), cuando yo entre a trabajar para mi padre esto ya pasaba, y nunca he tenido la duda de preguntarle a el o a la persona que lleva la comida, por que lo hace, me imagino que han de tener algun acuerdo.
La temporada fuerte del cacao ya estaba pasando e iban quedando pocos trabajadores, como costumbre solo quedaron los seis mas antiguos, antes de que se cumplieran más semanas desde aquella platica que escuche de mi hermana, les dije a los trabajadores que al final del madriado queria contruir una casita sencilla para usarla como bodega, mientras 3 asian el trabajo los otros se ocupaban de los cerdos, sabiendo que estaban por acabarlo, un lunes les dije a todos que se consentraran en la choza (casita) que hiba a servir como bodega y yo me consentraria trabajando con lodo cerdos, la chozita era para que no tubieran que sacar los lucos desde la entrada hasta el fondo del madriado (aqui le decimos "madriado" en broma al plantio de matas de cacao), un dia antes le dije a la pareja de mi hermana que si hiba a llevar a el niño lo hiciera mas tarde como a las 1, el lo llevababa a las 11 o 12 normalmente.
Ese lunes ó fallaba en mi plan ó me hiba tremendamente bien.
Estaba totalmente dispuesto a ponerle un punto final a lo que abia estado ideando----- ahora me dispongo a publicar la continuación, por que no va a alcanzar.

Comentarios:

Enviado el 01/10/2015 a las 01:48 porque no revisan estos post?, no se supone que es de confesiones y no fantasias de escritor frustrado?


Opcional. Si eres quien ha enviado esta confesion puedes introducir la clave para que salga reflejado que eres el autor en el comentario.